2rostroSu rostro es sin duda uno de los más bellos, conmovedores y prácticamente imposibles de pintar.

La técnica pictórica utilizada en la elaboración de una obra es determinante del resultado de la misma.

La imagen Guadalupana del Ayate del Tepeyac está sobre una tela sin base de preparación; el color del rostro de la Virgen está integrado de tal manera a la tela que se vale de la trama de ésta y de las irregularidades del hilo del tejido para dar volumen y realzar los rasgos de la cara, es decir las imperfecciones de la tela sirven para marcar los elementos que lo conforman.

Las Guadalupanas pintadas en la época virreinal están elaboradas con pigmentos preparados al óleo sobre tela o tabla siguiendo las normas técnicas marcadas por las Ordenanzas del Gremio de Pintores.

Para lograr luminosidad y tridimensionalidad  (volumen) en el rostro los pintores se valen del contraste producido por las luces y las sombras, es decir, aplican junto a un color claro uno más oscuro, esto es algo muy diferente a lo que vemos en el rostro de la Virgen en el Ayate del Tepeyac.